Qi Gong

LA SABIDURÍA SECRETA DE LOS ALUMNOS DE LIANG FU

Las increíbles fuerzas de los alumnos se basan en el dominio perfecto de su Qi.

Una traducción de la palabra china “Qi” no es posible, aunque muchas veces se simplifica con la palabra “energía”. El diccionario conoce más de diecisiete distintas significaciones, entre ellas términos como “fuerza vital” y “respiraciones”.

La palabra “Gong” representa los ejercicios regulados y concentrados. Así “Qi Gong” se podría traducir como “dominio de la energía física”.

El que quiera lograr la maestría máxima tiene que unir el cuerpo con el espíritu: tiene que lograr el equilibrio armónico entre el alma, el cuerpo y el espíritu. Esa armonía garantiza el bienestar y la salud hasta edad avanzada y posibilita eficacia máxima e incluso insensibilidad frente al dolor a corto plazo, a través de la concentración del flujo de la energía.

Tres elementos básicos son las las condiciones para dominar perfectamente la técnica del Qi Gong:

1.- Técnica de respiración.
2.- Reducción del estrés espiritual a través de la eliminación de pensamientos desagradables.
3.- Reducción del estrés físico a través de movimientos armónicos.

Los ejercicios del Qi Gong forman la base de la medicina tradicional china cuya aplicación es cada vez más apreciada por el mundo occidental.

 

Realización de Qi Gong
Realización de Qi Gong

El Qi fluye por los meridianos en una red que cubre todo nuestro cuerpo: 12 meridianos principales y 8 meridianos especiales forman la conexión entre la superficie del cuerpo y los órganos interiores. Encima de ellos se encuentran, por ejemplo, los puntos de acupresura y acupuntura, los cuales en los “portones de la vida” pueden influir en el funcionamiento de ciertos órganos.

En algunos puntos del cuerpo llamados “Dantian” se puede almacenar energía. Cada uno afecta a distintas regiones y órganos del cuerpo. De esta manera el efecto principal de los ejercicios del Qi Gong es, tanto la mantención de la salud, limpiando los meridianos y haciendo armónico el flujo de energía, como el establecimiento del equilibrio entre el yin y el yang. El yin representa el sistema de defensa propio del cuerpo y el yang a los agentes patógenos que atacan al sistema inmunológico. La concentración espiritual, la respiración correcta y los movimientos armónicos fortalecen al yin en su lucha contra el yang enemigo, para recuperar, de esa manera, la armonía.

Por pinturas rupestres y otros hallazgos se sabe que las artes del Qi Gong ya se conocían y practicaban en el Neolítico. En las dinastías anteriores a Cristo ya existía un amplio conocimiento acerca del efecto de dominio del Qi.

Para los alumnos de la Escuela Liang Fu la realización perfecta del Qi Gong es la condición necesaria para el dominio de sus técnicas magistrales de lucha y para la mantención de la salud.

“ Muro del Qi ”

En las exhibiciones de los alumnos se puede ver que son capaces de romper granito, hierro y madera en las partes más sensibles de su cuerpo sin hacerse daño.

Al lado de la buena voluntad y de la paciencia, la calma interior (la que en el mundo occidental casi no se puede encontrar) es una condición indispensable para lograr la maestría del Qi Gong.

De esa manera sólo nos queda mirar con asombro las fuerzas místicas del Qi Gong que los alumnos de Liang Fu saben presentar magistralmente.

error: ¡Está muy feo lo de copiar!